Trabajadores municipales de Ramos Mexia “sujetos a disponibilidad”

El intendente de Ramos Mexía, Patricio Colil (FpV) decretó la “emergencia institucional, económica, financiera, administrativa y social del sector publico municipal” y declaró en “disponibilidad” de  todo el personal municipal. El Concejo Deliberante no lo aprueba.

La preocupación y el temor a perder el trabajo, es la sensación que reina en los municipales de Ramos Mexía. El intendente Patricio Colil decretó la  “emergencia institucional, económica, financiera, administrativa y social del sector publico municipal” y declaró “sujetos a disponibilidad” de  todo el personal municipal. La medida fue adoptar en los últimos días luego de que los concejales aprobaran por unanimidad la realización de una auditoria contable en el municipio. El decreto del jefe comunal lleva las firmas de todos sus secretarios y fue enviado junto a un proyecto de ordenanza cuyo texto es similar, al Concejo Deliberante para que lo ratifiquen a través de la sanción de una ordenanza. También pide a los ediles que le otorguen facultades extraordinarias para tomar las decisiones que crea necesarias.

“El clima en el municipio no es bueno. Hay mucho temor en los trabajadores” señaló la presidente del Concejo Deliberante Yanina Guzmán (JSRN).

La edil detalló que el decreto del jefe comunal salió luego de que el Concejo Deliberante votara por unanimidad una ordenanza en la que se pide una auditoría  contable y el control de los movimientos financieros del municipios por parte del Tribunal de Cuentas desde el 18 de julio en adelante. Lo atribuyó a una persecución política sobre algunos trabajadores.   “Desde que asumió el intendente le hemos venido solicitando por notas rendiciones de los fondos que ingresan al municipio, de los distintos programas que se ejecutan y no hemos tenido una respuesta. Solamente recibimos un balance que tiene algunas irregularidades. Detalla que se le otorgan al Concejo Deliberante 50.000 pesos mensuales para su funcionamiento y recibimos la mitad” detalló.

Entre los fundamentos para decretar emergencia Colil hace referencia a la recesión económica, a un ajuste en el financiamiento de los programas provinciales y al pago de juicios de la gestión anterior que afronta el municipio. Por otro lado,  el decreto declara “sujeto a disponibilidad” por un plazo de 90 días a la totalidad del personal  municipal y faculta al Poder Ejecutivo a disponer la intervención, escisión, fusión, extinción o transformación o eliminación de los organismos, entes y empresas que integran el sector público municipal. A su vez crea la Comisión de Transparencia en el Empleo Público que tendrá como objetivo elaborar y aprobar las estructuras organizativas y de planta de puestos de trabajo, entre otras cosas.

En este sentido, Guzmán calificó como confuso el accionar del intendente al enviar sancionar un decreto y pedirles a los concejales que los ratifiquen a través de una ordenanza. “La Carta Orgánica municipal establece en el artículo 129, inciso 7, que solo el Concejo Deliberante por unanimidad puede declarar la emergencia. Entendemos que si bien se podría declarar la emergencia, no le podemos dar todas las facultades para que haga lo que quiera. Por eso no vamos a avalar” sentenció.

Más noticias:

Deja un comentario